viernes, 28 de agosto de 2009

En el mismo sitio y a la misma hora


Un año complicado ese 2005. Tras el pelotazo del año anterior, la exigencia era mayor. A diferencia de otros carnavales, en este llevábamos el peso en la espalda de un primer premio, le gente estaría pendiente a nuestra evolución que sería nuestra consagración como agrupación a tener en cuenta. Para ello buscábamos un tipo espectacular, que sorprendiera al abrirse las cortinas, y que a la vez fuera algo cotidiano, del pueblo, representativo de la ciudad. Y así sumando los requisitos nos salió el tipo de estatuas. En un tiempo en el que el gobierno de la ciudad tuvo (y tiene) por costumbre poner estatuas a diestro y siniestro, el tipo fue de lo mas acertado, Si no recuerdo mal, el nombre se lo dio Perico a chaqueta una tarde de verano en el parque.
En la boda del lagarto se fraguó el fichaje de Antonio Alba “El Tiburón”. Todo un estandarte de la fiesta, que aterrizaba con muchas ganas en la agrupación de Odonell y que aportaría en las tablas del 7 colinas ese punto “Florentinistico” que tanto gusta ahora, además de arte, gracia y un buen rollo que te cagas. Volvió Javi Pajares con la caja después de varios años fuera del grupo, lo que sirvió para que Paco Pino pasara a la segunda fila haciendo la segunda, cosa que daba mucho mas empaque al grupo. También, después de varios años en la sombra, entre bambalinas, Ñoño, se incorporó definitivamente a la chirigota. No se porqué, pero sabía desde el principio que se convertiría en un gran bombista, y a la vista está que no me equivoqué. Lo mejor, el dia del concurso, cuando Pino, en un intento de animarlo le dijo:
-Ñoño, tu tranquilo, si tu te equivocas, nos equivocamos todos.
Si señor, asi se quita la presión.
Como siempre, con sus momentos buenos y sus momentos malos, se fueron desarrollando los ensayos. Le quise dar un toquecillo diferente al pasodoble y me salió algo raro, sin un trío definido, con un sabor menos añejo y cortito, muy cortito, pero bonito como siempre (baja, Modesto).
Se acercaba la fecha y empezamos con el attrezzo y los complementos cosa de la que como siempre se encargaría nuestro querido artista Paco Pino (padre). Una vez terminada la confección de los trajes por parte de nuestra modista Loli Navas y de las pelucas, que volvían a ser obra de Miguel del Real, empezar con lo más complicado, darle el color idóneo para que parecieran estatuas. Hicimos infinidad de pruebas, y poco a poco le íbamos dando los tonos que queríamos. Cuando todo estaba terminado, llegó la hora de probárnoslos. Marco, que aquel año se encontraba destinado en Palma de Mallorca y se inventó una lumbalgia para estar con nosotros, ejerció de maniquí para ir probándose los disfraces…y no hubo cojones de ponérselo. Las mayas elásticas que llevarían Ale (pepe caballa) o Chaqueta (niño de Meneses) al darle la capa de pintura, se acartonaban de tal manera que no era posible estirarlas. Nos puso de los nervios al vernos en esa situación a tres o cuatro días del concurso, pero una vez mas solucionamos el problema in extremis. La “bolita” no estuvo de nuestra parte en el sorteo y nos tocó cantar muy tarde en el concurso, algo que para nosotros, que no somos una agrupación, pese a la calidad del grupo, que mueva a mucha gente, fue un hándicap. Pero superamos la prueba y aunque con algún fallito, fruto de los nervios del concurso y demás, nos salió una buena actuación. Logramos sorprender con la puesta en escena y en líneas generales, gustó la chirigota, aunque finalmente obtuvimos el segundo premio, tras la agrupación de los hermanos Pérez “Las carinio mío”, que levantó mucha expectación tras los ensayos generales. También obtuvimos el premio al autor, y el del tipo. La calle volvió a ser nuestra, y disfrutamos de ella como siempre. Pero el cansancio, el alcohol, y toda la presión acumulada en las semanas previas al concurso hicieron mella el último día de carnaval y tuvimos una bronca gorda originada por la pavana de Pepe Caballa…manda huevos. Pronto se olvidó todo, como siempre, y el “II viaje de convivencia” fue todo un pelotazo. Esta vez nos acompañaron las mujeres y nos alojamos en el Bahía Sur de San Fernando, como siempre genial la organización de Paco Pino y una experiencia maravillosa, ya que así compartíamos mucho más que cinco meses de ensayo. Sin duda, Odonell, cada vez estaba más unida.

4 comentarios:

ñoño dijo...

la verdad es q jamas m arrepentire d pertenecer a este grupo asi q estoy orguyoso d mi debut este año cm bombo, pero yegue yo y bajio jejejejejeje a partir d este año sono mejor el grupo cn mi toke sutil d bombo jejejejejejeje por fin t has acordao d mi melenuo, cambiame los calzoncillos jejejejeje

Arder en el infierno dijo...

Es que la pavana era mia!!!!!

el lengua dijo...

De ese año me encanto la presentación era algo espectacular solo igualada por los gordos o los clones, eh o no ñoño "churururu churururu", el pasodoble muy cortito pa contar algo lo tenias que hacer en dos pasodobles, los cuples no ma cuerdo la verdad, el poporrit era de un buen nivel pero excesivamente largo para mi gusto y con cuartetas repetititvas, el final del popurrit de primer nivel. No ganamos pero pudimos hacerlo perfectamente. Lo mejor de ese año el peaso viaje ke nos pegamos, y aunque ganaron nuestros eternos rivales no me sento nada mal a diferencia del año de los pollos.

illoooooo!!!! dijo...

Qué pasa??? Ya se os ha olvidao??? Primera flechita sobre la cabeza del Nini (vamo al día, que está to tirao), jejeje. Esa maricona vieja en el bar del Bruno (hay fotillos). Ese Antúnez con las manos escondias (lo mejor que nos ha pasao en los últimos años). Niniiiiiii, los cuplés eran buenos (la vieja dando parte a la policía por la mierda del caniche). Y hay muchas más anécdotas que ya iré contando. -Por cierto, en la verificación de palabra de más abajo me han puesto PROMPLIO; parece una palabra del mono de odonel (QUIERO QUE IR A MENDERAR...): ¡Paco, que le ha pasao a tu moto! Mi moto sa PROMPLIO.